Furor por las zonas comerciales

Furor por las zonas comerciales

Las zonas comerciales de las grandes ciudades despiertan el interés de los inversores, que pagan cifras altísimas por un local allí. Es un hecho que las grandes operaciones inmobiliarias españolas se cierran en las zonas comerciales de las ciudades más importantes. Estas zonas, conocidas como high street, representan una gran oportunidad para desarrollar negocio, lo cual provoca que los locales que allí se encuentran susciten muchísimo interés. Se calcula que en 2017 se invirtieron unos 700 millones de euros en inmuebles pertenecientes a las zonas comerciales de las principales ciudades españolas, lo cual significa un 40% del montante total que generaron las operaciones inmobiliarias en España. Bilbao, Valencia, Vitoria, Sevilla o San Sebastián son buenos ejemplos de ciudades donde este tipo de locales generan una gran demanda, pero por encima de todas ellas debemos situar a Madrid y Barcelona, donde estos inmuebles resultan cotizadísimos.

Furor por las zonas comerciales

CUANDO UN LOCAL ES UN TESORO

Las calles más comerciales de Madrid y Barcelona son el principal reclamo para fondos inversores, que en ocasiones pueden llegar a desembolsar cifras mareantes por un buen local allí. Nos referimos a calles como Preciados, Jorge Juan, Fuencarral, Gran Vía o Serrano en el caso de Madrid; Paseo de Gracia, La Rambla, Plaza de Cataluña o Portal del Ángel en la ciudad condal. Las grandes firmas se lanzan a la caza de locales en estas zonas, llegándose a pagar decenas de millones de euros por ellos. Se dan dos circunstancias que propician las altas cifras que se pagan por estos inmuebles; por un lado la demanda es altísima, ya que se considera que un buen local en cualquiera de estas calles de Madrid o Barcelona es un verdadero valor activo; por otro lado en estas zonas apenas hay locales disponibles, ni a la venta ni en alquiler. En la mayoría de los casos son gigantes multinacionales quienes se convierten en compradores de este tipo de producto, pues se requiere de una importante inversión para poder acceder a él. Llama la atención que algunos de estos compradores vengan muchas veces del comercio electrónico: son marcas que han crecido exponencialmente en internet y que buscan abrir una tienda física dando un golpe de efecto, para lo cual buscan las zonas más cotizadas de las principales ciudades españolas. ¿Qué mejor carta de presentación para cualquier marca que abrir un establecimiento en la zona comercial con más actividad de una gran ciudad? Así parecen pensar este tipo de marcas, que no dudan en buscar locales en las mejores zonas para abrir mercado en las grandes ciudades.

Furor por las zonas comerciales

¿UN CAMBIO DE TENDENCIA?

Hasta ahora las grandes firmas han apostado por situar sus locales en zonas alejadas del casco urbano de ciudades como Madrid o Barcelona. La dificultad de encontrar locales grandes en el centro ha provocado que muchas marcas eligieran el extrarradio para ubicarse, o a veces incluso otras ciudades (como pueden ser Alcorcón, Móstoles, Alcobendas o San Sebastián de los Reyes, en el caso de Madrid, por citar algunas). Muchas veces los grandes centros comerciales que se pueden encontrar en estas ciudades animaba a las grandes firmas para establecerse allí también. Pero desde un tiempo a esta parte estamos viendo cómo algunos gigantes comerciales también están abriendo negocio en el centro (podríamos citar a Ikea o Decathlon, por poner el ejemplo de dos grandes firmas que han abierto recientemente locales en el centro de la capital). ¿Supone esto un cambio en la estrategia comercial de las grandes marcas? Tendrá que pasar el tiempo para que podamos ver si esta nueva tendencia ha llegado para quedarse.

Fotografía 01: Felipe Gabaldón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *