Real Observatorio de Madrid

Real Observatorio de Madrid

El Real Observatorio de Madrid es una entidad científica creada a finales del S. XVIII para el estudio de la astronomía. El principal motivo por el que Carlos III mandó construir esta institución fue que España contaba con un basto imperio marino que debía ser controlado a través de la navegación, que a su vez era controlada gracias a la astronomía. Visitar el Real Observatorio de Madrid permite conocer de primera mano los fascinantes instrumentos que se utilizaban hace tres siglos para el estudio de la astronomía y la navegación.

Real Observatorio de Madrid

La magnífica localización del edificio (situado en pleno parque del Retiro, justo al lado de la Estatua del Ángel Caído), hace que algunos madrileños y visitantes se acerquen hasta él para curiosear por sus diferentes salas y admirar su instrumental científico, si bien el observatorio es una de las zonas del Retiro que menos explotadas están. Precisamente por ello nosotros proponemos su visita, ya que no es un lugar excesivamente concurrido, lo cual es una ventaja para verlo con tranquilidad. Dar una vuelta por él después de pasear por el Parque del Retiro puede ser un magnífico plan para pasar la tarde. Hay que tener en cuenta que para poder visitarlo es necesaria una inscripción previa, que puede formalizarse en esta página. Hoy el Real Observatorio de Madrid es nuestro protagonista en la sección Lugares con Mucha Historia, que habíamos dejado después de visitar la magnífica Casa Gallardo.

Real Observatorio de Madrid

UN TEMPLO DE LA ASTRONOMÍA

El Real Observatorio de Madrid se sitúa en el número 3 de la calle Alfonso XII, en una pequeña colina llamada el cerrillo de San Blas, justo en la zona de los Jardines del Retiro. Fue diseñado por Juan de Villanueva en 1790, y el lugar en el que se construyó era una zona apartada de la ciudad, pues entonces el cerrillo de San Blas se encontraba en las afueras de Madrid. Cuando se creó la institución hubo que buscar inspiración en diferentes observatorios europeos, ya que en España prácticamente no había tradición alguna sobre astronomía.

Real Observatorio de Madrid

Pero, ¿qué se hacía en el Real Observatorio de Madrid? Casi habría que preguntarse qué no se hacía, tal era la cantidad de actividadescientíficas que allí se desarrollaban. Para resumirlo diremos que todo lo que la astronomía pudiera abarcar tenía lugar en el observatorio: física solar, física estelar, aplicaciones geodésicas, mecánica celeste, e incluso trabajos de meteorología. Fue ya en el S. XX cuando se decidió que el observatorio se dedicaría exclusivamente a la investigación de la astronomía y el desarrollo de su instrumentación.

Real Observatorio de Madrid

NUMEROSAS DEPENDENCIAS

Es imposible citar en este espacio del que disponemos todo lo que nos encontraremos al visitar el Real Observatorio de Madrid, pues el recinto lo componen varios edificios, todos ellos con numerosas dependencias y diferente instrumentación relacionada con la astronomía. Pero diremos que el núcleo principal lo constituye el Edificio de Villanueva, donde destaca el Péndulo de Foucault, que muestra el movimiento de rotación de la tierra con una esfera de acero de más de 100 kg. de peso.

Real Observatorio de Madrid

También son interesantes dos telescopios de 1796, así como la Sala del Círculo Meridiano, donde puede verse el instrumento dorado que da nombre a la sala: uno de los más importantes del observatorio para medir la posición de los astros y calcular la hora. La magnífica biblioteca es otra de las salas destacadas, así como el Edificio Gran Ecuatorial, el Pabellón del Astrógrafo, el Pabellón del Sol, o la Sala de Ciencias de la Tierra y del Universo. Por último, el Telescopio de Herschel podría definirse como la joya de la corona, si bien el aparato no se trata del telescopio original del observatorio, sino de una réplica del año 2004. Aún así, merece la pena verlo, pues es una maravilla.

Real Observatorio de Madrid

¿SABÍAS QUÉ…?

En 1808 el ejército francés destruyó prácticamente por completo el Real Observatorio de Madrid, pues lo utilizó como polvorín durante la Guerra de la Independencia. Importantes telescopios (entre ellos el Telescopio de Herschel) y libros fueron quemados, pero por suerte se pudieron salvar algunos instrumentos que todavía hoy se exhiben en el observatorio.

Fotografía 01: Fanattiq

Resto de fotografías: Luis García

Comentarios

  1. Avatar
    1. Estate One Autor de la
      Entrada
  2. Pingback: Museo Nacional de Antropología - Blog, dulce blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *