La Plaza de Chamberí

La Plaza de Chamberí

La Plaza de Chamberí tiene el encanto de las plazas más recogidas, y visitarla o frecuentar alguna de sus terrazas siempre resulta un formidable plan. Además de ser un lugar grato y sugestivo que recomendamos visitar, para Estate One la Plaza de Chamberí es una plaza especial. Y es que esta plaza se ubica en el Barrio de Almagro, muy cerca de nuestro estudio (situado en la calle de Almagro, número 30). La plaza tiene unas dimensiones más bien pequeñas, está rodeada de árboles, y se adorna con una fuente y un quiosco de música. Todo ello consigue que el ambiente del lugar sea muy agradable y resulte especial. Su enclave privilegiado, en pleno Distrito de Chamberí, muy cerca del distrito financiero de la ciudad, del Barrio de Salamanca o del Distrito de Justicia, hacen de esta zona un lugar muy deseado para vivir. La oferta cultural que hay en torno a ella casi puede decirse que es inmejorable, con los principales museos de la ciudad muy cercanos, así como diferentes salas o teatros repartidos por el barrio. Pero si lo que se busca son buenas cervecerías, restaurantes de caché, o establecimientos de moda exclusivos, la Plaza de Chamberí también es un lugar perfecto, ya que caminando desde allí se puede llegar a ellos en muy poco tiempo. La Plaza de Santa Ana fue nuestro anterior rincón de Madrid que elegimos para este blog; hoy visitamos la Plaza de Chamberí y te invitamos a que la visites con nosotros.

La Plaza de Chamberí

UNA PLAZA FAMILIAR

La Plaza de Chamberí se sitúa justo donde coinciden la calle de Santa Engracia y el Paseo de Eduardo Dato. Se ajardinó en 1877, y unos años después, en 1883, se inauguró en ella el Convento de las Siervas de María. Este convento sería mencionado por Benito Pérez Galdós en su clásica novela Tristana.

La Plaza de Chamberí

En 1985 la plaza fue reformada por Arturo Ordozgoiti, y actualmente en ella se ubica la sede de la Junta Municipal del distrito de Chamberí. También en la plaza se levanta la escultura de Loreto Prado, mítica actriz de teatro que formó pareja con Perico Chicote durante más de 50 años. Dicha escultura fue el último trabajo del escultor Mariano Benlliure, si bien tuvo que se reemplazada por una copia en el año 1989 debido al gran deterioro que sufría la piedra. Como hemos dicho, la plaza no es para nada monumental; al contrario, casi podría decirse que se trata de una plaza familiar, donde todo queda a mano. Ése es precisamente el encanto que tiene; tomar una tapa o una cerveza en alguna de las terrazas o tabernas de la plaza, es un plan maravilloso para una mañana soleada.

La Plaza de Chamberí

CHAMBERÍ: UN DISTRITO ÚNICO

El Distrito de Chamberí es un lugar diferente. Además de sus majestuosas casas y calles, cuando uno camina por la zona tiene la sensación de encontrarse en un sitio único; a veces algunos de sus rincones incluso tienen cierto misterio. ¿Será porque allí mismo se encuentra esa estación de metro fantasma que estuvo medio escondida durante décadas, hoy reconvertida un interesante museo? No sabemos decir por qué, pero algo tiene este distrito que lo hace ser especial. Hoy resulta casi inimaginable pensar que esta zona fue marginal hace no tantos años, pero así fue. Era conocida como Los Tejares, y no fue hasta bien entrado el S. XIX cuando el lugar empezó a cambiar, impulsado por la llegada de numerosos aristócratas. Ya en el S. XX la zona se convirtió en una de las más castizas de la capital, así como una de las más selectas.

La Plaza de Chamberí

¿SABÍAS QUÉ…?

La Plaza de Chamberí fue el lugar que Napoleón eligió para instalar su cuartel militar durante la ocupación francesa. El nombre con el que los franceses se referían a él, Chambèry, originó el nombre de Chamberí que finalmente adoptaría la plaza.

Fotografía 01: Foupic

Fotografía 02: Luis García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *