Calle de Carretas, corazón de Madrid

Calle de Carretas, corazón de Madrid

La calle de Carretas es una de las más emblemáticas y con más solera del centro de Madrid. Transitada por todos los viandantes que van o vuelven de la Puerta del Sol, esta pequeña calle que siempre suele estar llena de gente es uno de esos lugares sin los cuales el centro de la ciudad no sería lo mismo. Y es que, ciertamente, es difícil imaginarse un paseo por el casco viejo de Madrid para ver tiendas, tomar un helado, comer un trozo de pizza o simplemente dejarse llevar y disfrutar del bullicio y la alegría de la ciudad sin pasar por la calle de Carretas.

Calle de Carretas, corazón de Madrid

Porque esta mítica calle que une la Puerta del Sol y la Plaza de Jacinto Benavente es una de las más agitadas del centro de Madrid, y pasear por ella para disfrutar de su ambiente es una de esas cosas obligatorias que cualquier visitante de Madrid debe hacer sí o sí. Hoy en día la calle de Carretas ha cambiado muchísimo respecto a lo que fue años atrás, especialmente desde 2018, año en que fue peatonalizada.

Calle de Carretas, corazón de Madrid

En nuestra opinión, peatonalizarla resultó un gran acierto, ya que se consiguió que la calle sea hoy mucho más habitable y alegre. Pero, ¿cómo era la calle de Carretas hace décadas? ¿Cuál es su origen? ¿Qué secretos esconde esta callecita del centro de Madrid? Hoy lo descubrimos en el blog de Estate One dentro de nuestra sección Un Paseo por el Pasado después de que visitáramos el Madrid del siglo XIX. ¡Acompáñanos!

Calle de Carretas, corazón de Madrid

UN CAFÉ PARA EL RECUERDO

Para rastrear los orígenes de la calle de Carretas hay que retroceder en el tiempo hasta el año 1520, momento en que arrancó el movimiento comunero en Madrid. Entonces los comuneros se defendían de las tropas de Carlos I y decidieron construir un castillo con una atalaya en la Puerta del Sol, por difícil que resulte de creer hoy en día. En aquellos tiempos las tropas comuneras usaron las carretas que conducían hasta las localidades aledañas a Madrid a modo de barricadas para frenar a las tropas del emperador imperialista. Lo curioso es que en las carretas se hacinaban enfermos del Hospital San Ricardo (muy cercano a la calle) para contagiar a las tropas imperiales. Tanto llamó la atención este hecho a todos los madrileños que la calle fue bautizada con el nombre de Carretas.

Calle de Carretas, corazón de Madrid

Pero si saltamos hasta la edad moderna, sin duda han sido los negocios los grandes protagonistas de la calle (y aún lo siguen siendo). Son muchos los locales que ha visto pasar la calle de Carretas, pero por encima de cualquiera tenemos que mencionar el Café Pombo (también llamado Antiguo Café y Botillería de Pombo).

Calle de Carretas, corazón de Madrid

El local se ubicaba en el número 4 de la calle y fue frecuentado durante décadas por casi todos los artistas e intelectuales de la bohemia madrileña. Allí mismo realizaba su tertulia literaria Ramón Gómez de la Serna los sábados por la noche, al principio de los años 10. El pintor José Gutiérrez Solana inmortalizaría la tertulia en uno de sus cuadros que ha quedado para la Historia (la tertulia se hizo tan popular que se siguió realizando ininterrumpidamente hasta el principio de los años 40).

Calle de Carretas, corazón de Madrid

Además del café Pombo hay que mencionar el Café la Juventud, local donde actuaron diferentes cómicos a principios de siglo. Posteriormente ocupó su lugar el Teatro Romea, que sería derribado con la Guerra Civil.

Calle de Carretas, corazón de Madrid

Por último queremos mencionar la Librería Moya, especializada en libros de medicina, por ser la más antigua de Madrid. Fue fundada en 1862, pero desgraciadamente cerró sus puertas hace muy poco. Si te das un poco de prisa todavía puedes ver su escaparate y su mítico letrero.

Calle de Carretas, corazón de Madrid

¿SABÍAS QUÉ…?

Junto con la calle Montera, Carretas fue la primera calle pavimentada y con acera de todo Madrid. Ambas vías fueron pavimentadas en el año 1834.

Foto actual: Diario de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *