Comprar casa en la playa

Comprar casa en la playa

Comprar casa en la playa es algo que muchos españoles se plantean o se han planteado alguna vez. Ya estamos metidos de lleno en el verano, y es en estas fechas cuando muchas veces surge la idea de comprar una segunda residencia para disponer de ella como destino vacacional. Dentro de esos destinos, sin ningún género de dudas son aquellos que tienen playa los más deseados por los españoles. Hace un tiempo comentábamos en este blog que la segunda residencia remontaba el vuelo dentro del sistema inmobiliario español, y entonces decíamos que donde más se estaba notando esta recuperación era en el litoral costero. Tras unos años difíciles, la segunda residencia salía poco a poco de ese bache en el que entró después del estallido de la burbuja inmobiliaria. Hoy, tras la reactivación del mercado inmobiliario, son cada vez más los españoles que se plantean la opción de comprar un inmueble en la playa. Efectivamente, desconectar de la rutina al lado del mar disfrutando de una buena comida y un refrescante baño es una opción que siempre ha seducido a los españoles, pero ¿cómo es actualmente el mercado inmobiliario de nuestro litoral costero? ¿Qué características tiene?

Comprar casa en la playa

UN RECLAMO PARA EL COMPRADOR EXTRANJERO

Quizá el principal cambio que ha habido recientemente en el mercado inmobiliario costero español es su uso. Antes del estallido de la burbuja inmobiliaria, una buena parte de este mercado estaba destinado al negocio, y hoy en día esta circunstancia ha cambiado. La casa en la playa ya no se compra para después venderla y ganar dinero; ahora se compra porque se quiere disponer de una segunda residencia, lo cual supone que poco a poco se vaya humanizando más el entorno de este tipo de inmuebles, que años atrás solía ser más bien frío (con pocos vecinos y sin apenas vida social). Por otro lado, el litoral costero español es un importante reclamo para otros países europeos, como Gran Bretaña (a la cabeza de todos, si bien el Brexit ha provocado un descenso de clientes ingleses que invierten en vivienda española), Francia, Alemania o Suecia. Nuestro sol y nuestra comida seducen al comprador extranjero de vivienda, por ello si decidimos comprar un inmueble en una zona costera debemos saber que habrá muchas posibilidades de que algún vecino nuestro sea extranjero. Hay que tener en cuenta que las casas que ahora se construyen en nuestro litoral costero son de una gran calidad (atrás quedaron esas moles de hormigón de los años 50 y 60), y esto también lo valora el comprador internacional. El producto residencial que se ofrece en la costa tiene una calidad superior, lo cual es otro reclamo más para adquirir allí una propiedad.

Comprar casa en la playa

INMUEBLES DEL SIGLO XXI

Otra característica importante del mercado inmobiliario costero español de hoy en día es el respeto con el medio ambiente y el compromiso con la sostenibilidad, algo que décadas atrás no ocurría en absoluto. Las cosas han cambiado, vivimos en el S. XXI y existe una conciencia general en torno a la habitabilidad de los nuevos inmuebles y al impacto que éstos generan en el medio ambiente. Hace unas semanas hablábamos en este blog de las viviendas de consumo casi nulo, y las casas en las zonas costeras no están al margen de esta realidad. Cada vez se construyen más casas costeras con certificados energéticos A y orientadas a las energías renovables. Asimismo, la tecnología está presente en este tipo de inmuebles. Los edificios que se construyen hoy en día son inteligentes, por lo que una casa de playa de nueva construcción está obligadamente ligada a la domótica, lo cual permite regular diferentes aspectos de la casa a través de la tecnología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *