El momento de la vivienda nueva

El momento de la vivienda nueva

La vivienda nueva atraviesa un buen momento en España después de muchos años difíciles. Cada vez es más habitual ver compradores de vivienda nueva en nuestro país, lo cual es una noticia muy positiva para el sector inmobiliario español. Podríamos decir que para la vivienda nueva el estallido de la burbuja inmobiliaria marcó un antes y un después. En el año 2008 la construcción de inmuebles se detuvo en seco, lo cual condenó a la vivienda nueva, que en los siguientes años se convirtió en un producto en desuso dentro de nuestro sistema inmobiliario. Fueron años en los que la venta de vivienda nueva quedó paralizada en favor de la vivienda de segunda mano, que pasó a ser prácticamente el único producto activo del mercado. Casi nadie compraba vivienda nueva: tendrían que pasar siete años hasta que, en 2015, la vivienda nueva volviera a dar síntomas de vida. Hoy la situación es distinta: las casas de nueva construcción vuelven a ser importantes en el mercado inmobiliario español, y las familias se plantean otra vez la compra de vivienda nueva. Por ello podemos decir que, después de pasar una travesía por el desierto, vuelve a ser el momento de la vivienda nueva en España.

El momento de la vivienda nueva

LA OBRA NUEVA SE HACE FUERTE

Los datos son elocuentes: en el primer trimestre de 2019 se vendieron más de 26.000 casas de obra nueva en nuestro país. Esto supuso un incremento superior a un 14% respecto a 2018, lo cual nos sirve para hacernos una idea de la importante progresión que está teniendo este tipo de producto. Por el contrario, la vivienda de segunda mano apenas creció un 1,4% respecto a 2018: parece claro que la tendencia del mercado hoy en día son los inmuebles de nueva construcción. Es cierto que en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona la vivienda nueva es un producto de muy difícil acceso, debido a la altísima demanda y la escasez de oferta. Esto está provocando que en muchos casos el comprador decida desplazarse a núcleos urbanos cercanos a estas grandes ciudades, donde la compra de este producto sí que es factible. A finales de 2018 y principios de 2019 fructificaron muchos proyectos residenciales de nueva construcción en España que ahora empiezan a ser una realidad. Según los analistas del sector inmobiliario, esta tendencia de comprar obra nueva no va a disminuir en los próximos años y las cifras así lo seguirán evidenciando, pues partíamos casi desde mínimos, después de siete años en los que este tipo de mercado apenas tenía actividad.

El momento de la vivienda nueva

MÁS VISADOS PARA OBRA NUEVA

Hace poco decíamos que hoy comprar vivienda en España es más barato que alquilarla (nada menos que un 27% más barato que en el año 2007). Esta realidad no pasa desapercibida para el consumidor y provoca que muchos españoles se decidan a invertir en vivienda. Ya hemos dicho que la sociedad cada vez está más concienciada de la importancia de la sostenibilidad de la vivienda; el comprador se interesa por los edificios de consumo casi nulo, y este tipo de inmuebles es muy difícil conseguirlos fuera de la obra nueva. Es cierto que ésta es un producto caro, pero no hay que olvidar que la vivienda de segunda mano también sigue encareciéndose día a día. En muchas ocasiones el comprador busca inmuebles espaciosos, con primeras calidades, y además demanda el uso de tecnología, por lo que decide apostar por vivienda nueva. Volviendo a los datos que ofreció el Ministerio de Fomento, en el primer trimestre de 2019 se duplicaron los permisos de visados para construir vivienda respecto a 2018; parece evidente que existe una fuerte demanda de este producto, y que el mercado de la vivienda nueva se ha impulsado de nuevo.

Fotografía 02: Zarateman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *