Slow deco: decorando con relax

slow deco

Slow deco es una tendencia al alza en decoración que propone decorar el hogar para alejarse del estrés y los agobios del día a día. En realidad, podría decirse que la slow deco, además de ser una forma de decorar una casa, es una actitud o filosofía de vida. Se trata de vivir en calma, huyendo de las preocupaciones, y para ello nada mejor que decorar nuestro hogar de tal forma que nos sintamos lo más relajados y tranquilos posible. Muchas veces, especialmente en grandes ciudades, llevamos un ritmo de vida que no nos concede un respiro, siempre corriendo de aquí para allá y soportando las tensiones de la vida moderna. La slow deco pretende rebajar todas estas tensiones al llegar al hogar: sería algo así como crear nuestro pequeño oasis en casa, construir esa burbuja a través de la decoración que nos aísle de la vida frenética que nos espera fuera. Pero, ¿cómo podemos transmitir esa paz y esa calma a la casa a través de la decoración? Hoy lo vemos en nuestra sección Toma nota y decora, después de que la semana pasada habláramos sobre el arte de iluminar una casa.

Slow deco: decorando con relax

ANTE TODO, MUCHA CALMA

Eso es lo que busca la slow deco: transmitir calma y tranquilidad en el hogar. Para ello apuesta por la sencillez y huye de lo abigarrado: esas casas atestadas de objetos donde parece que no queda espacio para nada serían lo contrario de lo que propone la slow deco. Se trataría de buscar espacios diáfanos que permitan libertad de movimientos. Para lograrlo es muy indicado abrir estancias a otras estancias, de forma que queden comunicadas y potencien la sensación de amplitud y libertad. Un buen ejemplo podría ser una cocina abierta al salón: hay que pensar que la slow deco aboga por unir lazos personales para fortalecer las relaciones, por eso es importante que los espacios se comuniquen y no se cierren entre sí.

Slow deco: decorando con relax

Después, en cada espacio intervendrá el gusto personal del propietario a la hora de decorarlo, pero se deberá intentar transmitir siempre una sensación de apacibilidad. Es por ello que se evitarán las estridencias con la decoración, para que ésta esté al servicio del bienestar y el descanso de los propietarios de la casa. El dormitorio, al ser una zona especialmente sensible, deberá favorecer el descanso al máximo; por eso es muy importante que transmita sensación de orden y pulcritud, evitando en todo lo posible la intromisión de aparatos eléctricos. Hay que pensar que la slow deco apuesta en todo momento por la armonía de los espacios: el orden es fundamental, especialmente en el dormitorio. En este sentido, podríamos decir que la slow deco está muy relacionada con el Feng Shui, del cual ya hablamos en este blog.

Slow deco: decorando con relax

NATURALEZA Y LUZ, CÓMPLICES DE LA SLOW DECO

La naturaleza nos ayuda a sentirnos en armonía con el mundo, por eso la slow deco propone que esté presente en nuestro hogar. Las plantas alegrarán nuestra casa y contribuirán a fomentar esa sensación de relax que perseguimos, por tanto deben estar en nuestro entorno. Si además de tener plantas podemos disponer de un pequeño jardín en la terraza, el beneficio será todavía mucho mayor; en ese caso es una gran idea realizar allí actividades cotidianas cuando el tiempo lo permita, como desayunar o comer. Por otra parte, ya hemos hablado de la importancia de la luz en un inmueble: la slow deco no es ajena a esta realidad. Además de realzar un ambiente, la luz lo alegra y lo carga de energía. Por todo ello, si quieres practicar la slow deco deberás favorecer que la luz entre en tu casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *